Actualidad, Noticias

La FLA repartía “guaro” y ron y no registraba al beneficiario

Ni el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, ni el gerente General de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), Iván Correa Calderón, acataron de inmediato los llamados de alerta de la Secretaría de Hacienda sobre las eventuales violaciones de la licorera a las normas tributarias del país ni la denuncia de que la empresa entregaba licor a cuatro manos sin dejar registro del nombre de los beneficiarios.

En un paquete de documentos, conocidos por EL COLOMBIANO y cuya autenticidad fue confirmada, se lee, textualmente, que ni Pérez ni Correa mostraron “voluntad de solucionar los problemas estructurales” que les puso sobre el tapete Hacienda.

La siguiente cronología revela la laxitud con la que Pérez y Correa Calderón tomaron el asunto, según lo describe la entidad clave en el manejo de las finanzas del Departamento de Antioquia.

Agosto de 2016

La Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), no seguía las normas que dictaba el Gobernador y el gerente de la licorera, según lo estableció un análisis de la Secretaría de Hacienda. “Estudiados los decretos, las resoluciones y los procedimientos documentados internamente, deben ser revisados integralmente, porque no son coherentes y difieren entre lo escrito y lo que se realiza. En algunos casos no están en concordancia con la normatividad contable y tributaria”.

Desde esa fecha, el gerente y el gobernador fueron enterados de las infracciones al Estatuto Tributario, que podrían conducir al cierre de la licorera.

Allí se lee, por ejemplo, que en la FLA repartían licor a diestra y siniestra, sin registrar en las facturas ni siquiera los nombres de los beneficiarios.

Sobre el particular, se indica que “no todas las degustaciones se facturan, y en las que se facturan no se identifica el nombre o razón social de la persona a quien se dio la degustación, el NIT o ambos. De acuerdo al artículo 421 del Estatuto Tributario, numeral a, toda transferencia a título gratuito se considera venta y debe ser facturada con todos los requisitos fiscales del artículo 617 del Estatuto Tributario”.

Tan graves eran las violaciones a las normas fiscales, que Hacienda le dijo al gobernador Luis Pérez que en la declaración del bimestre 3 de 2016 la licorera tenía en la Administración de Impuestos y Aduanas (Dian) un saldo a favor en IVA de $1.270 millones, pero era imposible solicitarlo “por el incumplimiento de la normatividad contable y tributaria.

Septiembre de 2016

Hacienda le reportó al mandatario seccional nuevas irregularidades en materia de degustaciones y vinculaciones publicitarias de la FLA.

El documento reitera el carácter de NN o desconocidos que tenían los beneficiarios de las degustaciones. Es decir, ni aparecían sus nombres, ni sus identificaciones. Y, lo más grave, es que no se especificaba el valor unitario ni total de la mercancía que se entregaba ni se liquidaba el valor de la estampilla pro Universidad de Antioquia.

Hacienda sostuvo en su análisis que “el hecho de transferir gratuitamente una mercancía no afecta para nada el concepto de venta y, con ello la obligación de facturar y de generar y cobrar el IVA o el Impuesto al Consumo, en caso de ser una mercancía gravada con dichos impuestos. La factura es el documento soporte por excelencia en la compra de mercancías, de suerte que será la factura la que probará la transferencia de la mercancía, tanto para el beneficiario de la degustación como para quien la realiza”.

Para la Secretaría de Hacienda, de la que depende la FLA, la totalidad de los retiros de mercancía, llámese degustaciones, donaciones, muestras, promociones, “deben ser facturados con el lleno de los requisitos legales, en igual forma como se hace en la venta a distribuidores y comercializadores”.

En este mes, también, Hacienda advirtió sobre el manejo de una suerte de bodega encantada, a disposición de dos ejecutivos de la FLA, y que no tenía control alguno.

Hacienda le dijo al Gobernador que en la licorera hay dos bodegas. Una, es la que administra el operador logístico, Suppla, en la que se almacena el producto terminado. La otra es la de Trade Marketing, a la que se lleva licor con fines de degustación o vinculación publicitaria, “la cual es manejada por 2 directivos de la FLA (gerente y subgerente de Mercadeo, Carlos Eduardo Álvarez González). Una vez la mercancía ingresa a la bodega de Trade Marketing y no sea reclamada o despachada, no es devuelta a la bodega de producto terminado (Suppla), perdiéndose todo el control administrativo, contable y tributario en la FLA”.

En concepto de Hacienda, “el manejo de la bodega de Trade Marketing es atípico al deber ser de la empresa y a los procedimientos administrativos que contemplan la segregación de funciones esenciales del control interno”.

Tan gruesos y delicados eran los temas descifrados por la Secretaría de Hacienda, que al gobernador Luis Pérez Gutiérrez se le advirtió que todas sus recomendaciones “deben ser atendidas de forma inmediata”.

Ignoraron recomendaciones de Hacienda

Iván Correa Calderón -que en la alcaldía de Luis Pérez Gutiérrez fue su gerente de Empresas Públicas de Medellín (EPM)- no atendió las observaciones de Hacienda.

Así consta en otro documento de septiembre, conocido por EL COLOMBIANO, en el que se recuerda que la Secretaría de Hacienda presentó en agosto una serie de observaciones sobre irregularidades en la FLA y el gerente de la licorera respondió con un documento sin firma. Fuera de ello, “las respuestas que se dan denotan que el señor Gerente no analizó el documento y en caso de haberlo delegado quienes le proyectaron la respuesta no tienen el debido conocimiento ni la experticia sobre el delicado asunto que nos ocupa”.

La queja se la puso Hacienda al propio Luis Pérez Gutiérrez, con la advertencia de que los hallazgos eran descalificados por la FLA, pero los soportes y fundamentos que tenía esa secretaría le permitirían sustentarlos en cualquier escenario.

La Secretaría de Hacienda aseguró que las respuestas que le dio la FLA no respondieron a la gravedad del problema y que, además, denotan un “desconocimiento de los temas”.

El desinterés que el asunto le generó al mandatario seccional quedó explícito en esta frase de Hacienda: “no veo voluntad de subsanar los problemas estructurales planteados en el documento” (de agosto de 2016).


Octubre de 2016

Hacienda le envió una extensa carta al gerente General de la FLA, Iván Correa Calderón, en la que le detallaron, una a una, las irregularidades en el manejo contable y tributario de asuntos como las degustaciones y vinculaciones publicitarias y le pidieron al funcionario que “adopte los correctivos y mejoras correspondientes”.

El funcionario fue advertido de las sanciones tributarias que los rondaban, por no facturar o facturar sin el lleno de los requisitos legales y por no enviar información exógena o suministrarla con errores, y de los ajustes que en materia contable era preciso realizar en la FLA.

El final del análisis reiteró que todas las recomendaciones “deben ser atendidas de forma inmediata, por la responsabilidad que hoy asume la Secretaría de Hacienda y el señor Gobernador de Antioquia, los incumplimientos se pueden traducir en sanciones pecuniarias, penales y disciplinarias”.

A Correa Calderón la Secretaría de Hacienda también le indicó que “su actuación oportuna es determinante para la correcta normalización de la actual situación contable, financiera, tributaria y de inventarios de la FLA, así como de evitar que las cifras provenientes de la Entidad desmejoren los indicadores del Departamento de Antioquia”.

Noviembre de 2016

La magnitud del desorden que Hacienda detectó en la FLA de la era de Luis Pérez, se puede apreciar en 11 recomendaciones que le hizo al Gobernador de Antioquia para enderezar el rumbo de la licorera.

“Corregir la facturación y contabilización de las operaciones por ventas, degustaciones, vinculaciones publicitarias y corrección contable de la facturación por el año 2016”.

“Corregir el manejo contable y tributario de las exportaciones por el año 2016”.

“Es ineludible e inaplazable la realización de un inventario físico total por los diferentes grupos de materias primas, productos en proceso, producto terminado, material de empaque, material de envase, elementos publicitarios y proceder a su valoración y ajustes contables por sobrantes o faltantes”.

“Se requiere darle identidad y empoderar una unidad independiente que maneje de manera autónoma y técnica los inventarios sin interferencias de producción o mercadeo”.

“Debe existir una sola bodega de productos terminados y no dos como ocurre ahora –Suppla y Trade Marketing- y resulta inapropiado que en la segunda los que autorizan las salidas del producto sean el Gerente o Subgerente de Mercadeo”.

“La Fábrica de Licores en su estructura contable debe reflejar estrictamente la realidad del resultado de sus operaciones. Esta rectificación es urgente, por cuanto para la distribución de los recursos a la salud se deben determinar claramente las utilidades de la FLA para poder hacer la asignación al sector salud, de acuerdo con la nueva Ley de Licores”.

“El sistema SAP en la parte contable no ofrece seguridad total y se pueden borrar operaciones y registros”.

“Todos los tipos de cartera y grupos de cuentas por cobrar se deben integrar al sistema SAP y no tener sistemas manuales o en Excel dispersos en las diferentes secretarías, como ocurre ahora”.

“La contabilidad no contempla una cuenta de mayor, de acuerdo a lo estipulado en el Artículo 509 del Estatuto Tributario que muestre al final de cada bimestre el valor del IVA a pagar o saldo a favor que concuerde con la declaración del IVA bimestral, por el contrario, los datos se sacan en forma manual a criterio del funcionario de turno”.

“Se debe unificar el manejo de contabilidad y de tesorería de la Fábrica de Licores y de la Dirección Seccional de Antioquia con la Secretaría de Hacienda. No pueden existir manejos contables o pagos de tesorería o recaudos de recursos que no se conozcan en la Secretaría de Hacienda y que vayan en contravía de las disposiciones generales de la Gobernación”.

Telefónicamente y vía WhatsApp, EL COLOMBIANO solicitó una entrevista con el gerente de la FLA, con el subgerente Administrativo y Financiero y/o con el Gobernador de Antioquia. Se les enviaron preguntas, que a la fecha no han sido respondidas, y se les solicitó información de la manera como a partir de 2017 manejan los trueques de licor por diversos servicios, una modalidad que antes se llamaba vinculaciones publicitarias y ahora son campañas promocionales.