Actualidad, Noticias

Llega el IVA plurifásico a bebidas dulces y cervezas

Le llegó la hora al artículo 475 de la Ley 1943 de diciembre de 2018 (reforma tributaria) que estableció que el primero de marzo entraría en vigor el cobro del IVA plurifásico para las cervezas y bebidas con algún nivel de dulce como las gaseosas, el té, el yogur y el kumis.

Hasta ayer a estos productos se les aplicaba un IVA monofásico del 19 %, el cual facilitaba y aseguraba el recaudo del impuesto en su integridad al recibirlo directamente los productores o los importadores.

Con la modificación, el tributo es ahora responsabilidad de toda la cadena, es decir desde la producción, pasando por la distribución y la venta. En ese contexto, Sergio Soto, director de Fenalco en Antioquia, sostuvo que parte de esta obligación recae sobre unos 700.000 tenderos en el todo país.

Para el dirigente, la iniciativa que espera recaudar un billón de pesos al año, afectará los resultados de los tenderos y los bolsillos de los consumidores. “Un 35 % de los ingresos de los tenderos provienen de estos productos que seguramente subirán de precio, lo que a su vez desestimulará las ventas”.

En la misma línea se expresó Julio César Leal Duque, experto en temas tributarios, quien comentó que al incluir el IVA en la operación de venta, inevitablemente se verá un aumento de precios. “Los productores no sentirán ningún cambio, pero el comprador final si notará el efecto y pagará el alza” 

En contraste, el congresista Óscar Darío Pérez desestimó que el nuevo esquema de recaudo se vaya a reflejar en los clientes. “En los restaurantes, en los que una gaseosa vale 6.000 pesos, ¿qué más le van subir? Pero, si hay un incremento, seguramente lo que ocurrirá es que la gente no vaya a consumir este tipo de productos”.

Desde que la iniciativa empezó a debatirse en el Congreso, Bavaria planteó su inquietud señalando que el aumento de los impuestos a un sector altamente gravado “como lo es la producción de cerveza nacional que tiene una carga tributaria del 67 %”, lo haría menos competitivo, y desencadenaría unas menores ventas, afectando los recursos destinados a la salud.